viernes, 5 de febrero de 2016

Cine. El renacido



Despliegue de fotografía y acción


Título original: The revenant

Duración: 156 minutos

Director: Alejandro González Iñárritu

Guión: Mark L. Smith, Alejandro González Iñárritu (Novela: Michael Punke)

Fotografía: Emmanuel Lubezki
Reparto: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Paul Anderson, Kristoffer Joner, Joshua Burge, Duane Howard, Melaw Nakehk'o, Fabrice Adde, Arthur RedCloud, Christopher Rosamond, Robert Moloney, Lukas Haas, Brendan Fletcher, Tyson Wood, McCaleb Burnett



Ojalá le den el oscar a Di Caprio. Lo merece por otros trabajos. En esta película su mérito no es tanto de interpretación como físico, y corre parejo al magnífico esfuerzo de realización de Iñárritu y del director de fotografía, Emmanuel Lubezki, que son quienes consiguen que nos enganchemos a esta historia árida y brutal, de imágenes deslumbrantes. 

Basada en un caso real, ocurrido en 1823, nos cuenta  la historia de Hugh Glass, que ha vivido con los indios y que trabaja cazando para un tratante de pieles en el más profundo, desapacible y peligroso de los bosques invernales, acompañado por su hijo mestizo, rodeado de compañeros hostiles y amenazado por indios de los que cortan cabelleras.

Glass es atacado por un oso, en una escena espeluznante, de las que no se olvidan, y queda tan maltrecho que el mantenerlo con vida supone un peligro al resto de la expedición. Debido a la maldad de uno de sus compañeros, debe salir adelante solo, medio muerto y en medio de un paisaje desolado, a cientos de kilómetros de una mano amiga. Su afán de venganza y un guión un poco excesivo le mantienen en pie, a pesar de los ríos helados en los que cae, los precipicios gigantescos por los que se despeña, la ausencia de alimentos, las nevadas, las persecuciones y la fiebre. De cuando en cuando sus ensoñaciones nos sacan de lo cruel de la naturaleza y nos llevan a un mundo onírico en el que rememora a su mujer y a su hijo, lo cual no está mal, porque rompe la sucesión de episodios de superación física, que podría ser algo desmedida

La historia está  fotografiada con tal brillantez que te engancha por su belleza y te mete de lleno en los paisajes desolados por los que transita Glass, y en su violento dinamismo de vientos, tormentas, torrentes, animales salvajes y hombres brutales y desesperados. 
En suma, una película de aventuras de gran belleza, a la que le sobra algo de metraje pero que sin duda hay que ver,


1 comentario: